Retiro espiritual
Campanario al atardecer
Ofrecemos aquí orientaciones y materia para realizar el retiro mensual periódico que necesitamos para mantener nuestra vida interior en medio de las actividades seculares.
Página de navegación-Contemplativos en el mundo
Casa edificada sobre roca Símbolo del correo electrónico La balanza de la justicia Tomando apuntes en una reunión Campanario al atardecer La luz que ilumina el libro Rostro del padre Molinié Caminando en la soledad del desierto Caja de herramientas Niño mirando a flor que sale del asfalto La cruz y el Espíritu
Para suscribirse a las novedades:
¡nuevo!
La santidad se opone a la mediocridad, que limita los objetivos evangélicos a nuestras limitaciones. Necesitamos una ascesis para servirnos de esas limitaciones y lanzarnos a la santidad. 
Pretendemos evitar la visión deformada de la santidad que hace imposible que la alcancemos si no mantenemos la visión evangélica de la misma en el sano realismo que Dios nos pide.
► ►
Necesitamos dedicar periódicamente un tiempo prolongado a la oración. Ofrecemos aquí unas directrices para orientar el horario y los momentos de oración en el tiempo de retiro.
►
Reconocemos la gracia que Dios nos concede para transformarnos interiormente; de modo que podamos acoger esa gracia y nos dejemos transformar en creaturas nuevas.
►
La vida cristiana sólo se puede sotener en una relación de intimidad permanente con el Señor. Se trata de entrar en la amistad con él, como don que él nos regala y al que nos llama.
►
Orar para descubrir que necesitamos fundamentar nuestra vida espiritual sobre la verdad de lo que somos, de lo que es Dios y de lo que él nos ofrece y nos pide.
►
A través del silencio y la oración podemos ir descubriendo el anhelo de Dios por nosotros, que es el motor que mueve la vida del cristiano y especialmente la del contemplativo.
► Perfil de hombre orando con las manos juntas Una pequeña planta entre las manos El fruto de la vid Estudiando la Escritura El hombre que señala al cielo El niño y el pájaro de Rubens Los pasos de Cristo Sale el sol en la ciudad
El contemplativo en el mundo no busca estar cómodamente instalado, sino que, a imagen de Cristo, anhela estar unido al Padre y ser fiel a su misión, aceptanto las consecuencias de su elección. 
►
Al compartir la mirada de Jesús, el contemplativo experimenta el sufrimiento del Señor por la humanidad necesitada de salvación y la necesidad de colaborar con él en la obra salvadora. 
► corriendo hacia la meta
Pretendemos descubrir al Espíritu Santo como persona y artífice de nuestra transformación, que nos pide que consintamos en que habite en nosotros y nos consagre totalmente a Dios. 
► Luz en el bosque
La santidad tiene que ser simple, porque es para todos. Dios nos ofrece un proceso concreto a través de nuestra vida real, con la única condición de abrazar la Cruz tal como aparece en nuestra vida. 
► Un simple embarcadero
El contemplativo es llamado por Dios para colaborar eficazmente en la salvación del mundo con una forma peculiar de oración que implica una mirada nueva y la entrega de la vida. 
► Rescate en el torrente
El Espíritu Santo nos mueve a  abrazar nuestra pobreza para poder acoger el amor de Dios que nos transforma esencialmente hasta convertirnos en hijos de Dios en Cristo. 
► Luz y fuego del Espíritu
Si queremos vivir siempre la voluntad de Dios nos hace falta una actitud y una manera concretas para encontrar lo que Dios quiere de nosotros cuando todo parece derrumbarse. 
► Lío en la cabeza